Mensaje de nuestro Arzobispo

 

Queridos hermanos y hermanas:

Comparto la alegría de habernos reunido con espíritu de hermanos, quienes formamos la Iglesia Católica en Monterrey, para mirar con misericordia y valentía el futuro de nuestras tareas.

En este espíritu, me permito recordarte que con la aportación de tu DIEZMO, que es un día de salario al año, ayudas a la realización de muchas de nuestras tareas pastorales, que para el año 2017, nos hemos propuesto atender. De manera especial, revivir la espiritualidad de la familia; la preparación continua de nuestros sacerdotes; la edificación de nuevos espacios de oración; y seguir con el compromiso de cuidar a nuestros sacerdotes ancianos y enfermos.

Gracias por tu compromiso con las necesidades de tu Iglesia, que Dios te bendiga y te guarde, te dé paz y haga brillar su rostro en ti y tu familia.

Con mi oración.

✝ Rogelio Cabrera López
Arzobispo de Monterrey