Mensaje de nuestro Arzobispo

Muy queridos hermanos y hermanas:

La Iglesia de Monterrey está viva gracias a la acción de Dios que escucha nuestra oración y mueve los corazones para unirnos cada día más, colaborando en el sustento y cuidado de diversas tareas de la Iglesia. Su Diezmo nos permite: atender y cuidar de nuestros sacerdotes mayores; ayudar a los templos y comunidades de escasos recursos; llevar la Palabra de Dios a los hermanos que se encuentran en lugares muy alejados; contar con un seguro médico para los sacerdotes de esta Iglesia de Monterrey; y continuar con la preparación continua de los sacerdotes.

Un día de lo que Dios les da, fruto de su trabajo, hace posible que su Diezmo AYUDE A LA VIDA DE LA IGLESIA.

Gracias por hacer patente su compromiso con las necesidades y VIDA DE LA IGLESIA, teniendo la certeza que Dios no se deja ganar en generosidad.
Reciban de corazón mi oración y bendición por Ustedes y sus familias.

 Rogelio Cabrera López
Arzobispo de Monterrey

logotipo_200x86